Captura de pantalla 2016-04-13 a las 10.16.47

Me llamo Ana Madrazo, me declaro soñadora, idealista y emprendedora. Siempre he querido cambiar el mundo. No me ha gustado nunca resignarme a pensar que las cosas son así y no se puede hacer nada para cambiarlas. Creo que cada uno de nosotros tenemos algo grande que ofrecer al mundo, desde el respeto hacia nosotros mismos, a los demás, a la naturaleza y a la vida.

Perfil profesional

Soy Licenciada en Físicas, tengo el grado medio de piano. Desde hace 4 años y por pasión y vocación me transformé en Coach co-activo Profesional certificada por CTI (The Coaches Training Institute) , facilitadora de PSYCH-K y Maestra de Reiki. Y desde hace 3 años soy madre de un maravilloso niño, con el que honro mi primer y más importante valor: el amor incondicional.

Visión

Desde muy pequeña se despertó en mí la auto exigencia para complacer a los demás: mis padres, mis profesores y mi entorno, buscando así su aprobación y su enorgullecimiento. Complacer a los demás me llevó a desconectarme de alguna manera de mi esencia. Eligiendo de manera inconsciente vivir la vida que esperaban para mí en lugar de la vida que yo elegía. No me arrepiento pues también disfruté, aprendí muchas cosas, y conocí gente maravillosa durante mis estudios. Pero al comenzar a desarrollar mi carrera profesional, fue cuando me di cuenta de que lo que hacía no me llenaba, no conectaba conmigo ni daba sentido a mi vida. Estuve 10 años trabajando en una multinacional, adquirí una gran experiencia en diferentes departamentos. Trabajé con directivos y siempre en un ámbito internacional, pasé momentos muy buenos con compañeros excelentes, pero esa sensación de estar desperdiciando mi tiempo haciendo algo que no me llenaba el corazón me perseguía.

Fue entonces cuando la vida me brindó una oportunidad de oro. Me quedé sin trabajo. Era entonces el gran momento. Tenía la oportunidad de comenzar de cero. Reflexioné durante meses, y tras un periodo intenso de desarrollo personal, lo supe! Quiero ayudar a las personas a ser felices, pero empezando por mí misma, para poder ser el ejemplo y ayudarles desde mi propia experiencia. El mundo se merece personas que brillen, que desarrollen sus talentos en libertad. Si yo brillo permito a otros que también lo hagan.