¿Cuáles son tus pasiones?

A diario pregunto a personas a las que acompaño en procesos de coaching, ¿cuáles son tus pasiones en la vida? Parece una pregunta fácil, pero no todos son capaces de responder. Sabemos lo que nos gusta, pero ¿también lo que nos apasiona?

La diferencia entre gustar y apasionar.

Cuando hacemos algo que nos gusta sentimos placer, disfrute, alegría, incluso cierta liberación. Quedar con amigos a tomar algo, ir al cine, leer, comer chocolate, hacer deporte, son algunas de miles de cosas que nos pueden gustar hacer y que buscamos realizar en nuestro tiempo libre. Sin embargo, cuando hablamos de pasión tenemos que ir un paso más allá en la escala emocional, ya no sólo es placer alegría o satisfacción, sino que hablamos de emociones más profundas y más poderosas, felicidad, amor y plenitud.

La pasión es una fuerza poderosa capaz de mover a un ser humano hacia sus sueños.

Sentir pasión nos impulsa a la acción, nos hace sentirnos vivos, llenos de vitalidad, consigue detener nuestro tiempo.

De ahí que muchas personas duden al responder cuáles son sus pasiones. Si en nuestra rutinaria vida no hemos hallado todavía el momento de mirar hacia nuestro interior para descubrir ese mundo emocional, es difícil que seamos conscientes de qué es lo que tiene tanta fuerza dentro de nosotros como para llevarnos a conseguir cualquier cosa, venciendo nuestros propios miedos.

¿Cómo saber lo que te apasiona?

Lo que te apasiona es lo que te hace único respecto a los demás. De la misma manera que cada persona tiene gustos distintos, cada persona tiene pasiones distintas que guardan una relación directa con sus valores, sus talentos naturales y en definitiva su Esencia. A pesar de que varias personas podamos coincidir en pasiones cada uno buscará en esa pasión cosas diferentes. Me puede apasionar bailar, pero yo buscaré en ello poder expresarme libremente mientras otro buscará la sensación de libertad o de conexión con otras personas. En definitiva, a través de nuestras pasiones estaremos honrando nuestros valores y nuestra Esencia.

Pasión y talento.

Sentir pasión por algo implica tener un talento natural para hacerlo bien. Es difícil que nos apasione escuchar música si somos sordos. Alguno puede pensar que le apasiona el futbol sin embargo sabe que nunca llegará a ser Ronaldo, pero yo le preguntaría qué le apasiona del futbol, qué emociones le produce verlo. Seguramente si hurgáramos dentro de esa “supuesta pasión” encontraríamos emociones que la persona busca sentir que por las circunstancias de su vida las ha encontrado en esa actividad pero que podrían estar en muchas otras que ni siquiera se ha parado a buscar y para las que sí tiene un talento. Nos quedamos en las etiquetas y actividades que conocemos dentro de nuestro entorno y zona de confort, pero hay mucho más allá. Puede ser que nuestra pasión no sea una actividad sino una forma de vida.

Tener un talento para algo no nos convierte en excelentes, se requiere esfuerzo y constancia para desarrollarlo y llevarlo a su máxima expresión.

Si relacionamos pasiones, valores y talentos, es normal que la siguiente pregunta sea: ¿cuáles son mis valores y mis talentos? Son preguntas que no nos enseñan a responder en la escuela. No existen asignaturas sobre autoconocimiento, conforme crecemos debemos ir descubriendo aquellas cosas en las que somos habilidosos y podemos tener un talento natural. El inconveniente, es que adoptamos muchas veces como nuestros talentos aquello que nuestro entorno juzga y decide si hacemos bien o mal, basándose sólo en su percepción influenciada y posiblemente distorsionada por sus creencias.

El averiguar cuáles son nuestras pasiones y talentos pasa por abrir nuestra mente y no querer poner inmediatamente nombre o etiqueta a ese “algo” que nos hace sentirnos felices y se nos da bien.

Basándome en mi propia experiencia, estos son los pasos para encontrar tus pasiones:

  1. Cambia tu foco, mira hacia dentro de ti. Las pistas hacia tus pasiones no las vas a encontrar en lo que te digan, sino en tus emociones.
  2. Invierte en auto-conocimiento. Creemos que nos conocemos, pero lo que realmente conocemos es el producto de creencias, saboteadores, prejuicios y corazas sobre nosotros mismos. A veces nos tienen que ayudar a quitarnos la venda de los ojos.
  3. Da espacio a tus sentimientos, los buenos y los malos, y escúchalos como si guardaran un gran mensaje para ti.
  4. Identifica las emociones que te aportan una gran fuerza interior, que te hacen sentirte vivo y feliz.
  5. Mantente alerto y despierto en tu día a día para ver qué acciones o situaciones te provocan sensaciones parecidas
  6. Prueba situaciones nuevas, haz cosas distintas para abrir el abanico de posibles talentos y pasiones que ni siquiera hayas podido imaginar.

 

Si este tema te apasiona y quieres que yo te ayude en el proceso de descubrir tus pasiones, escríbeme.